26.9.19

TIFF: DE MR. ROGERS A UN SURREAL EMPERADOR EUROPEO


Crónica de Sergio Martínez

El Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF,  por su sigla en inglés) llegó a su fin el domingo 15 de septiembre. Esta vez no hubo una ceremonia oficial de entrega de premios como en años anteriores. De hecho, una de las rarezas del evento es que la mayoría de las grandes estrellas –Meryl Streep, Daniel Craig, Joaquin Phoenix, Penélope Cruz, por nombrar algunas– visitaron la ciudad durante los primeros cinco días del festival. De hecho, las películas más esperadas también se mostraron durante ese tiempo. Lo que hizo declinar un poco el interés mediático en los días siguientes, aunque hubo filmes de calidad hasta el último día.

Como en años anteriores, el TIFF contó con la presencia habitual de estrellas y cientos de fanáticos ansiosos por ver a los invitados, agolpados en la calle King, el punto focal del evento en la ciudad, en pleno Entertainment District (Barrio de los Espectáculos). Incluso los fanáticos esperaban largas horas en medio de una temperatura que en esos días en Toronto no se mostró muy benigna. El TIFF se ha asociado mucho con las grandes producciones de Hollywood, incluso como barómetro de las posibilidades de filmes que aspiran al Oscar. Sin embargo, este festival también es un excelente escaparate para películas de diferentes partes del mundo. Sin embargo, el nivel de muchas de esas producciones internacionales no estuvo tan alto como en años anteriores.

LO MEJOR, CON ALGUNOS SABORES POLÍTICOS
En opinión de este crítico, estas son las películas más notables por su calidad. Tres de ellas tienen un fuerte componente político (las versiones españolas de los títulos no son necesariamente los cuales con que se exhiban esos filmes en países hispanohablantes). En ningún orden particular ellas son:

En Sorry to Miss You, Ken Loach
reafirma su crítica social
Sorry To Miss You (Lo siento, no te encontramos), de Ken Loach (Reino Unido), un director con una reputación bien conocida como un observador agudo y crítico de lo que está sucediendo con el nuevo orden económico introducido por Margaret Thatcher en su país. En este caso, la historia se centra en la práctica creciente de las empresas de no contratar trabajadores, sino lo que llaman "contratistas individuales" a quienes no proporcionan seguridad social, los cuales, en cambio, se ven obligados a trabajar horas adicionales para completar sus tareas. El protagonista trabaja para una empresa de distribución de paquetes, también se enfrenta a graves problemas familiares, agravados por la carga de trabajo que él y su esposa tienen que asumir, lo que a su vez lleva a dejar de lado la atención a sus hijos, uno de los cuales cae en líos con la justicia.

Merryl Streep es una víctima de las compañías fantasmas
que operan en paraísos fiscales en el film The Laundromat
The Laundromat (La lavandería), dirigida por Steven Soderbergh (EE. UU.), presenta una acusación irónica y poderosa de las llamadas compañías fantasmas establecidas en paraísos fiscales. La historia es presentada y narrada en parte por Mossack (Gary Oldman) y Fonseca (Antonio Banderas), los dos abogados involucrados en el escándalo de los Papeles de Panamá que sacudieron a Wall Street en 2016. Meryl Streep interpreta el papel de una mujer cuyo esposo muere cuando un barco de crucero se hunde en un lago de Nueva York. La compañía de seguros se negó a pagar los daños con varias excusas. Al final, la aseguradora era una de esas compañías fantasmas off-shore.

The Barefoot Emperor (El emperador descalzo) es una película de Bélgica dirigida por Jessica Woodworth y Peter Brosens, narrada en una forma surrealista atractiva e intrigante. El rey de una colapsada Bélgica (Valonia se ha separado), mientras visita Sarajevo y asiste a una recreación de la muerte del archiduque Fernando, es accidentalmente baleado. Hospitalizado en una institución muy extraña en Croacia, ubicada en la que fue una residencia de verano del Mariscal Tito, el rey se entera de que será el Emperador de la Nueva Europa. Un extraño grupo que trabaja en las sombras ha establecido ese nuevo marco institucional para un continente en crisis.
Tom Hanks entrega un convincente Mr. Rogers

LO MEJOR, UN EPISODIO EN LA VIDA DE UN ICONO
A Beautiful Day in the Neighborhood (Un bello día en el vecindario)  de Estados Unidos es, por supuesto, otra película sobre ese ícono estadounidense, Mr. Rogers, animador de programas infantiles. El año pasado se lanzó un documental sobre la famosa personalidad de la televisión. Esta película dirigida por Marielle Heller y que presenta a Tom Hanks en el papel principal no es exactamente una película biográfica, ya que solo se centra en un evento en particular en su vida. Ese fue el momento en que fue entrevistado para la revista Esquire (el artículo inspiró la película, pero el nombre del periodista se cambió para crear un personaje ficticio). Hanks ofrece un convincente Mr. Rogers con todos sus gestos y tono de voz.
Knives Out deleita por sus giros

LO MEJOR, UN THRILLER CON MUCHOS GIROS
Knives Out (EE. UU.) Dirigida por Brian Johnson y con Daniel Craig, Ana de Armas, Christopher Plummer, Michael Shannon. Este es uno de esos thrillers en los que se cuenta al espectador desde el principio lo que sucedió y quién cometió el crimen, pero el interés de la historia radica en los muchos giros que realmente cambiarían la percepción original de los eventos.

LO MEJOR, UNA MIRADA NOSTALGICA EN HONG KONG
No. 7 Cherry Lane (China, Hong Kong) es una película de animación dirigida por Yonfan. Esta película es una mirada encantadora y nostálgica de esta ciudad china en 1967, justo en el momento en que se producían movilizaciones masivas de jóvenes. En ese contexto, un joven estudiante universitario de post-grado comienza a dar clases particulares a una hermosa niña de 18 años. Al mismo tiempo, se siente atraído por su bella madre, con quien compartiría el gusto por algunas películas emblemáticas de la década de 1960.

Y OTRAS BUENAS PELÍCULAS
Completo la lista con Nobadi de Karl Marcovics (Austria), una comedia dramática oscura, que toca temas de migración, desconfianza y soledad. Un viejo jubilado que vive solo, ha perdido a su único amigo, su perro. Cuando trata de enterrarlo en su patio, se da cuenta que va necesitar ayuda y un joven inmigrante afgano es contratado para el trabajo. Una serie de hechos se sucederán acentuando las características más extremas del jubilado, aunque siempre actuando con la mejor de las intenciones.

Guest of Honour (Invitado de honor) de Atom Egoyan (Canadá), una historia sombría y bien estructurada de secretos familiares y la complicada relación de un padre y su hija. Un profundo estudio de personajes con sus dramas internos. Este film se estrenará próximamente en todo Canadá.

La historia personal de David Copperfield (Reino Unido) de Armando Ianucci, que presenta el clásico de Charles Dickens de una manera muy original, por un lado, el actor indio Dev Patel desempeña el papel principal y actores negros y orientales aparecen en roles relevantes, en lo que es un reparto deliberadamente diverso, de alguna manera una historia de antaño retrata el perfil de la Gran Bretaña de hoy.
Chicuaretes, un agudo comentario sobre la marginalidad,
segundo film de Gael García Bernal como director. Lo mejor
de la muestra latinoamericana

Entre otras categorías internacionales, dos películas de América Latina son particularmente notables:
Chicuaretes (México), la segunda película dirigida por el actor mexicano Gael García Bernal y una incursión incisiva en las vidas marginadas de muchos jóvenes. Ema, de Pablo Larraín (Chile) trata otro tipo de marginación, en este caso, el de una joven bailarina que enfrenta su intento fallido de adoptar un niño. En la categoría documental La Cordillera de los sueños de Patricio Guzman, su tercera entrega de una serie que retrata cuestiones sociales y políticas en el contexto de la geografía de Chile es ciertamente notable por sus imágenes poéticas. El drama histórico Mientras dure la guerra (España-Argentina) dirigido por Alejandro Amenábar, en el que se retrata al escritor español Miguel de Unamuno, y sus indecisiones en el momento del levantamiento fascista que desencadenó la Guerra Civil. Araña de Andrés Wood (Chile): una mirada dramática a tres miembros de un grupo fascista que se opuso al gobierno de Salvador Allende en la década de 1970 y contribuyó hasta su violento derrocamiento en 1973. Dos de esos ex miembros del grupo estaban casados ​​y ahora llevan vidas "normales", pero el tercero volvería y perturbaría su agradable existencia.

ALGO DEL RESTO
El diablo entre las piernas del director mexicano Arturo Ripstein se presentó como una representación irónica e incluso de alguna manera humorística del sexo en la vejez. En cambio, está lleno de tristeza y amargura, y fue bastante decepcionante teniendo en cuenta la prestigiosa carrera de este director.

Tres veranos de la directora brasileña Sandra Kagut, en cambio, es una película que decepcionó a todos. Narrada en tres episodios, cada uno ambientado en Navidad en tres años diferentes, la trama se vuelve confusa y pierde su enfoque después del segundo verano. Lo peor de la muestra latinoamericana.

LOS PREMIOS
Aunque el TIFF no es un evento competitivo, hubo algunos premios en varias categorías.
Martin Eden, una película italiana dirigida por Pietro Marcello, ganó el premio en la categoría Plataforma. La película ha sido comprada, por lo que eventualmente se estrenará en los cines del resto de Canadá. Un jurado formado por críticos afiliados a FIPRESCI (Federación Internacional de Críticos de Cine) otorgó sus distinciones a Murmullo de Heather Young (Canadá) en la categoría Discovery, y a Cómo construir una niña de Coky Giedroyc (Reino Unido) en el Categoría de presentaciones especiales.
El premio de la Ciudad de Toronto a la mejor ópera prima canadiense fue para The Twentieth Century de Matthew Rankin, mientras que el premio Canada Goose a la mejor película canadiense fue para Antigone, de la directora quebequense Sophie Deraspe.
El Hoyo, lo más popular en el ciclo de terror
y fantasía
También estuvieron los premios otorgados por votación popular: Jojo Rabbit (EE.UU.) de Taika Waititi, una mirada sarcástica a Hitler como el amigo imaginario de un niño socialmente inadaptado, fue la película más popular. El Hoyo del director español Galder Gaztelu-Urrutia fue la película más popular en la sección Midnight Madness (Locuras de medianoche), dedicada al cine de terror y fantasía. La película documental más popular fue La cueva, dirigida por Feras Fayyad de Siria.

Y DE HOLLYWOOD
Hustlers dirigida por Lorene Scafaria ya ha sido estrenada, entonces solo diré que vale la pena verla. Tiene sus partes divertidas, pero también es un comentario severo sobre la sociedad. Un grupo de strippers decide redoblar sus ganancias, emborrachando y drogando a sus clientes. No hay muchos remilgos morales en tal acción, se justifican las mujeres: las víctimas son en su gran mayoría ricos hombres de negocios que recurren a cualquier medio para ganar más dinero, muchas veces a costa de sus trabajadores y engañando en los impuestos. Muchos usaban las tarjetas de crédito de sus propias empresas en estas idas en busca de goce sexual.
Abominable es una muy grata película de animación
 Abominable, una película de animación dirigida por Jill Culton también es recomendable. Apto para niños y adultos. Una coproducción entre Hollywood y China, la historia tiene mucha acción, una chica muy audaz que decide ayudar al Yeti a escapar, y por cierto la confrontación entre un codicioso coleccionista de rarezas y la naturaleza.


22.9.19

CINE LATINO EN GRAN NÚMERO EN EL TIFF


Crónica de Sergio Martínez

Más de una veintena de películas provenientes de países latinoamericanos y unas cuantas coproducciones con España, Canadá, Francia y otros países europeos, configuraron una  interesante presencia en la edición 2019 del Festival Internacional de Cine de Toronto (Toronto International Film Festival, TIFF) que se desarrolló entre el 5 y el 15 de septiembre.

Entre los directores latinoamericanos hay nombres bien conocidos y cuyas obras han estado en el TIFF en ocasiones anteriores, como los mexicanos Arturo Ripstein (presentando una coproducción con España, El diablo entre las piernas) y Gael García Bernal (presentando su segunda película como director, Chicuarotes) o el chileno Pablo Larraín (con la exhibición de su film No, de 2012 y con su reciente Ema).

Entre los filmes presentados en Toronto y a cuyas exhibiciones tuvimos oportunidad de asistir, nos referiremos a los siguientes:

Carlos se enamora, pero no hace claras sus intenciones
Agosto – Armando Capó (Cuba), drama ambientado en la época crítica que siguió a la caída de la Unión Soviética y el impacto que tuvo sobre la economía cubana de ese momento. Es el verano de 1994, Carlos que vive con sus padres y su abuela, ha terminado la secundaria y está enamorado de una chica de su escuela, aunque le cuesta admitirlo. Su indecisión, en un momento crucial cuando un gran número se apronta a abandonar la isla de manera legal, ahondará su soledad.
  
Chicuarotes fue en nuestra opinión,
el mejor film latinoamericano
Chicuarotes – Gael García Bernal (México), las peripecias de un par de delincuentes menores en la ciudad. Se trata del segundo film de García Bernal en su calidad de director y podemos considerarlo como una notable incursión en la marginalidad generada por la pobreza. La película empieza con los dos principales protagonistas disfrazados de payasos contando chistes en un bus de transporte público. Pronto sin embargo, se muestran sus verdaderas intenciones: se trata de criminales de poca monta que asaltan a los pasajeros del vehículo. La historia hace un descarnado retrato de la condiciones de pobreza, marginalidad y disfuncionalidad familiar que conducen a muchos jóvenes al crimen. Sólidas actuaciones de los dos protagonistas, Cagalera (Benny Emmanuel) y Moloteco (Gabriel Carbajal) y una construcción impecable de intensidad dramática, hicieron de este film, a nuestro parecer el mejor de la selección latinoamericana.

El diablo entre las piernas es una visión
amarga y triste de la vejez
El diablo entre las piernas – Arturo Ripstein (México-España). Filmado en blanco y negro y con una duración que bien pudo haberse reducido, el film de este veterano director mexicano en cambio esta vez nos ha decepcionado. Presentado por TIFF como “oscuramente hilarante y extrañamente emotivo” lo cierto es que la película centrada en la vida sexual de dos viejos que buscan aventura de manera patética mientras se recriminan mutuamente por pasadas historias, no logra ninguna de esas características, por el contrario, es un film triste y amargo. Los personajes, lejos de despertar alguna simpatía, producen repulsa. Por ejemplo, cuando Beatriz (Silvia Pasquel) parece que en un momento contempla suicidarse, uno como espectador, más bien esperaría que lo hiciera… El viejo (Alejandro Suarez), por su parte, es un tipo lleno de frustraciones (quiso ser médico, pero sólo le alcanzó para farmacéutico) las que arrastra hasta la saciedad. Sin duda la actuación de los dos protagonistas es impecable, pero ella no salva la película que peca de escenas innecesariamente largas y de diálogos superfluos, como las conversaciones con la criada Dinorah (Greta Fernández) cuya presencia misma es de algún modo superflua también.

Ema (Mariana di Girolamo) y Gastón (Gael García Bernal),
en una compleja relación
Ema – Pablo Larraín (Chile). El más reciente film de Pablo Larraín no deja a nadie indiferente: filmado en la hermosa ciudad de Valparaíso, permite al mismo tiempo apreciar su belleza urbana así como sus lados oscuros. Del mismo modo se puede caracterizar a su protagonista, Ema (Mariana di Girolamo) una joven bailarina, profesora de danza, y al momento que el film se inicia, madre adoptiva frustrada. Polo, el niño que ella y su esposo Gastón (Gael García Bernal) habían adoptado, ha sido devuelto a la agencia de infancia por su conducta incontrolable. El niño había quemado la cara de la hermana de Ema. El film de Larraín es cautivante por su música, la explosiva y a veces insinuante danza, a la vez que choca por lo que el mismo Larraín en una entrevista con la revista Screen señalaba como “la fluidez de las relaciones sexuales”. Esto porque la película presenta a Ema en escenas de sexo tanto con mujeres, como con hombres. También se esbozan, por boca de algunos, ideas muy nihilistas respecto del arte mismo. Pero, sin duda, fue uno de los filmes más interesantes de la muestra latinoamericana.

Lina (Magaly Solier) y la hija menor de los patrones
Lina de Lima – María Paz Gonzalez (Chile / Perú). Hay aciertos y cabos sueltos en esta película. Entre los primeros, la utilización de esos imaginativos arranques musicales en que la protagonista Lina (Magaly Solier) escapa de su vida cotidiana y sus dificultades para materializar su deseo de viajar a Lima para ver a su hijo. Lina es parte de una creciente ola migratoria peruana que se ha instalado en Chile. Como muchos de sus compatriotas, Lina trabaja en Santiago como empleada de casa, allí ella recibe un buen trato y mantiene una buena relación, especialmente con la hija menor de los dueños de casa. Pero circunstancias no del todo claras en la propia trama del film, en definitiva harán cambiar sus planes. Los cabos sueltos son justamente los que generan la situación final: no queda para nada claro por qué Lina al final no viaja a Lima.

Mi Piel, Luminosa – Gabino Rodríguez, Nicolás Pereda (Mexico-Canadá). Este docu-drama en realidad es difícil de catalogar. Si bien la historia parece interesante –la de un niño indígena que fue adoptado por estadounidenses pero luego fue devuelto a su país– enfoca ideas de marginalización y alienación. Pero su objetivo y foco no quedan muy claros, especialmente por loe elementos de misticismo que se introducen.

Sete Anos em Maio (Siete años de mayo) – Affonso Uchôa (Brasil). Este es un documental que se mostraba justamente en conjunto con el film comentando anteriormente. Una historia no del todo desconocida en América Latina: la presencia de pandillas y el abuso policial. El tema es interesante sin duda, pero el tratamiento –con muy poco movimiento de cámara– no contribuye a transmitirlo eficazmente, más bien el autor hubiera utilizado un formato de reportaje radial ya que prácticamente no hace uso de una variedad de imágenes.

Inés y Justo habían integrado el grupo fascista
Patria y Libertad, en el film Araña, de Andrés Wood
Araña – Andrés Wood (Chile). Este es otro de los buenos filmes presentados en la selección latinoamericana. El inicio es bastante impactante a la vez que retrata bien la realidad de criminalidad en las calles de la capital chilena: cuando un asaltante arrebata la cartera a una mujer en la calle, Gerardo (Marcelo Alonso), al volante de su coche, persigue al criminal hasta darle alcance y lo aplasta contra un muro. La víctima recupera su cartera, los curiosos que se han acercado aplauden al que consideran héroe, hasta cuando llega la policía, por rutina revisa el coche y en su interior encuentra un pequeño arsenal. Gerardo es detenido. En flashbacks el film nos va dando cuenta que Gerardo en su juventud (Pedro Fontaine) junto a Inés (María Valverde), y su esposo Justo (Gabriel Urzúa), a comienzos de los años 70 eran miembros del grupo fascista Patria y Libertad, que tuvo un rol importante en crear las condiciones para el derrocamiento del gobierno de Salvador Allende en 1973. Ahora en el Chile neoliberal del siglo 21, ni Inés (Mercedes Morán), dedicada a prósperos negocios, ni un alcohólico Justo (Felipe Armas) quieren que ese pasado vuelva a penarles. Se trata de un agudo examen de la sociedad chilena actual y sus traumas del pasado.

La cordillera de los sueños tiene una espectacular fotografía

La Cordillera de los Sueños – Patricio Guzmán (Chile). Con una impecable fotografía, este documental completa la trilogía que se iniciara con Nostalgia de la luz, centrado en el norte de su país, y El botón de nácar, centrado en el sur. Como en los filmes anteriores, Guzmán conecta el hecho geográfico –la cordillera– con el contexto humano del país: cómo la cordillera ha sido testigo de los hechos históricos que sacudieron a Chile, en particular el golpe de estado de 1973 y su secuela, incluyendo la prisión y posterior exilio del propio director del film. Además de la excelente fotografía se agrega el aporte de un videasta, Pablo Salas, que registró gran parte de las protestas que se  sucedieron contra la dictadura en los años 80.

Previsible el final de Los sonámbulos
Los sonámbulos – Paula Hernández (Argentina/Uruguay).  Un encuentro familiar sirve como telón de fondo para este drama que no logró convencer por una variedad de razones. Primero, los personajes no están muy bien desarrollados, a excepción de la muchacha Ana (Ornella D'elía), a quien su madre descubre en una ocasión paseando desnuda mientras dormía. La historia sin embargo es previsible y más aun el dramático incidente al final del film.

Três Verões (Tres veranos) – Sandra Kogut (Brasil). De los filmes latinoamericanos que tuvimos ocasión de ver este sin duda fue el peor y nos hizo preguntarnos cuál fue el criterio para seleccionarlo. Estructurado como tres distintos episodios, cada cual correspondiente a un verano y temporada de Navidad en el hemisferio sur, de 2015 a 2017, el film sigue las peripecias de una ama de llaves, Mada (Regina Casé) y al mismo tiempo los altos y bajos de sus adinerados patrones y la eventual caída de estos en desgracia cuando son detenidos por fraude fiscal y otros delitos. Aunque la historia tenía un interesante potencial, este se malogra más o menos en la mitad del film, cuando el foco de la trama también se pierde.

La muerte de uno de sus compañeros desatará
una respuesta inusitada en Mano de obra
Mano de obra – David Zonana (México). El primer largometraje de este director mexicano tiene algo de contradictorio en la resolución de la trama, aunque su construcción dramática es impecable. El film comienza cuando en medio de las tareas de construcción de una casa de lujo, súbitamente uno de los trabajadores, Claudio, cae desde uno de los pisos superiores a raíz de lo cual muere. Su hermano Francisco, que es también trabajador en la misma obra, y la viuda Lupe tratan de obtener compensación pero maniobras tramposas del patrón lo impedirán. Embarazada y sin recursos, eventualmente la viuda también muere, lo que lleva a Francisco a buscar su propia manera de hacerse justicia. Y de algún modo lo logra, cuando –el patrón ya desaparecido– Francisco empieza a frecuentar la construcción ahora a medio terminar y abandonada, decidiendo irse a vivir allí. Y no sólo él, los demás compañeros de la obra son contactados para ir a vivir allí también en una suerte de comunidad. Todo irá muy bien, hasta el inesperado final y sobretodo, el hecho que lo provoca. Lo que lleva también a preguntar ¿cuál fue la intención del director Zonana: que este acto de rebelión al final conduce a una suerte de caos? ¿Por qué el acto de traición que provoca la situación final? Un film que en suma, por lo interesante de su trama, termina dejando más interrogantes.

El gran escritor Miguel de Unamuno no calibró
el peligro del fascismo sino hasta cuando fue muy tarde
Mientras dure la Guerra – Alejandro Amenábar (España-Argentina). Una muy bien lograda coproducción española-argentina, dirigida por un realizador de origen chileno, toca de manera muy certera los dilemas éticos que hubo de enfrentar uno de los más notables escritores españoles, Miguel de Unamuno (Karra Elejalde), cuando siendo rector de la prestigiosa Universidad de Salamanca, vive el momento del alzamiento fascista contra la República en julio de 1936 que daría lugar luego a la Guerra Civil y la eventual dictadura de Francisco Franco. El título del film alude a una cláusula del acuerdo de los generales complotados en que aceptaban que Franco (Santi Prego), fuera el jefe del estado “mientras dure la guerra”. Como se sabe, Franco luego se hizo del mando por 40 años. Todas esas tratativas internas de los conspiradores están muy bien captadas también por la película. Unamuno, que había sido perseguido en tiempos de la monarquía y había estado exiliado, fue quedando enredado en sus propias dudas y contradicciones: profundamente anticomunista, de primeras apareció respaldando el golpe contra la República, pero en un célebre y duro intercambio en el claustro universitario cuando el general José Millán Astray (Eduard Fernández) pronuncia su provocadora “¡Viva la muerte!”, el ya anciano rector universitario no puede sino que reaccionar y rechazar tal disparate. Sin embargo, ya es demasiado tarde y el fascismo estaba instalado. Unamuno muere a las pocas semanas del incidente, para entonces ya removido de su cargo. El film deja bien claro que en ese caso no se podía ser neutral, y pese a su genialidad Unamuno no lo comprendió hasta cuando ya fue muy tarde.

ALGO DEL CINE DE ESPAÑA
El hoyo lleva a sus personajes a situaciones extremas
El Hoyo – Galder Gaztelu-Urrutia. Este film fue premiado por el público en la sección Midnight Madness (Locura de medianoche) que comprendía películas de terror y fantasía. Situado en una futura sociedad distópica, individuos voluntariamente aceptan encarcelarse por un tiempo, al término del cual tendrían un ascenso social. El encierro tiene lugar en una singular prisión de forma vertical, los prisioneros en grupos de dos, son puestos en distintos niveles en celdas que tienen un hoyo en el medio por el cual todos los días baja una plataforma con comida. Esta es abundante y de buena calidad y los prisioneros de los primeros niveles tienen lo mejor de ella, pero la plataforma se detiene por unos pocos minutos en cada nivel y en la medida que va bajando ella va desapareciendo, empujando a los ocupantes de esos niveles a la desesperación, el canibalismo o el suicidio, pese a que los ocupantes son cambiados de nivel rutinariamente. Eso hasta que algunos de ellos intentan promover una distribución más equitativa, incluso imponiendo duros métodos para lograr su objetivo.

Longa noite (Larga noche) – Eloy Enciso.  Filmado en gallego, este es un dramático y a la vez poético retrato de un pequeño pueblo en Galicia, basado en cartas y narraciones sobre detenidos-desaparecidos y fusilados después de la Guerra Civil. Sombrío e impactante, aunque su transcurso es bastante lento.

O que arde – Oliver Laxe (España-Francia-Luxemburgo). Otro film gallego, centrado en la historia de Amador Coro (Amador Arias) recién puesto en libertad luego de cumplir pena acusado de pirómano y haber provocado incendios forestales, quien regresa a su pequeña aldea a vivir con su madre Benedicta (Benedicta Sánchez). Recibido con sarcasmo por sus vecinos, sólo la veterinaria tiene una actitud comprensiva hacia el ex convicto. Amador sin embargo tiene una visión crítica de cómo la plantación de una especie invasiva, el eucaliptus, ha estado afectando el paisaje de la región. Poco a poco todo parece volver a la calma en el pequeño poblado, hasta que un nuevo y voraz incendio forestal cambiará las cosas.

7.8.19

FUEGOS ARTIFICIALES EN MONTREAL: PORTUGAL, 1er PREMIO


Crónica de Sergio Martínez

De los muchos festivales que marcan el verano montrealés, probablemente el de fuegos artificiales (oficialmente L’International de Feux Loto Québec), es uno de los que atrae la mayor atención de la gente. Y sin duda el hecho de ser al cual más público puede tener acceso de manera gratuita, es un importante factor que contribuye a su popularidad. Aunque, por cierto, pagar la entrada para verlo a orillas de la laguna artificial en la Isla Ste-Hélène es siempre una delicia por la posibilidad, no sólo de ver el despliegue pirotécnico en todo su esplendor, sino también porque permite mejor apreciar la sincronización entre la presentación de los fuegos y la banda sonora que debe acompañar cada performance.

La noche de la premiación 
Celebrado desde 1985 en el parque de diversiones La Ronde, en la Isla Ste. Hélène, en medio del río San Lorenzo, este festival pirotécnico es uno de los más prestigiosos en el mundo. Cada verano, desde entonces, pirotécnicos de las más variadas latitudes convergen sobre Montreal para demostrar su arte: dibujar y colorear sobre el cielo de la ciudad, aprovechando además los efectos de las luces al reflejarse sobre la laguna y, por cierto, mantener el despliegue luminoso sincronizado con la música de la banda sonora. No se trata solamente de estallidos y luces, sino de la utilización de variadas técnicas que permiten dibujar caras sonrientes, corazones, estrellas y otras figuras en el cielo. Todo un gran empeño de creatividad para un arte originado en China y que luego deslumbrara a reyes en Europa.

LOS LAUREADOS EN 2019

Un momento de la
presentación portuguesa
Este año el jurado concedió el Júpiter de Oro (primer premio) a la firma Grupo Luso Pirotecnia (Portugal) por su espectáculo “Stay Tuned” (“Manténgase sintonizado”) que estuvo basado en música de populares series televisivas, pasadas y presentes, combinando azules similares al neón, diversas graduaciones de pastel y todo ello contrastando con formas de colores brillantes. El despliegue pirotécnico se hizo, en gran parte, desde una balsa en medio de la laguna diseñada especialmente para la ocasión.


Los portugueses dieron una
mirada a los shows televisivos
en su banda sonora
El segundo premio, el Júpiter de Plata, correspondió a la firma Howard & Sons Pyrotechnics (Australia) por su show “Shapeshifter” (“Cambios de formas”) el cual presentó con su banda sonora, referencias al poder transformador de los seres mitológicos.

El Júpiter de Bronce (tercer premio) fue para la firma Atlas Pyro Vision (Estados Unidos), que tituló su presentación “Jungle Spirit” (“Espíritu de la jungla”) una interesante incursión en los sonidos de los animales de la selva.

Al término de la ceremonia de premiación las opiniones quedaron muy divididas, tanto entre el público como entre los periodistas asistentes. En nuestra opinión tanto la presentación australiana como la estadounidense habían sido superiores a la presentación portuguesa, tanto por su despliegue pirotécnico y su creatividad, como por su integración piro-musical. Pero esa fue la decisión del jurado popular que juzgó los espectáculos.
Para los admiradores de los despliegues pirotécnicos, será hasta el próximo verano cuando el cielo de Montreal vuelva a vestirse de colores y curiosas formas luminosas, para deleite del público.


Los portugueses celebran






5.8.19

PROGRAMA RADIAL TIEMPO LATINO / LATIN TIME, CELEBRÓ 30 AÑOS


Con la actuación de algunos de los más celebrados artistas de la comunidad latinoamericana de Montreal, el Taller Latinoamericano de Comunicaciones, organismo productor del programa radial Tiempo Latino / Latin Time transmitido por CKUT Radio McGill, celebró los 30 años de difusión del programa.

Dúo Ana Silvia y Beatriz junto a sus acompañantes

Mamselle Ruiz, destacada artista 
de la comunidad latina de Montreal































El dúo de Ana Silvia García y Beatriz Robespierre, el cantante Pedro Díaz, la solista Mamselle Ruiz y los grupos de danzas, Arco Iris y Baila Conmigo Canadá, deleitaron con sus excelentes presentaciones, a la audiencia que asistió al Auditorium de la Grande Bibliothèque de Montreal.

“Ahora más que nunca es necesaria la existencia de medios alternativos e independientes como Radio McGill y nuestro programa. Los vientos que soplan en el mundo y que afectan a nuestro continente no son los más gratos: aumento de la desigualdad lo que significa básicamente en aumento de la pobreza, resurgimiento de tendencias prejuiciosas e incluso, abiertamente racistas, maltrato a nuestros compatriotas centroamericanos y a sus hijos por el solo delito de querer migrar para encontrar mejores oportunidades para su vidas. (…) Todo eso hay que informarlo y reiterarlo muchas veces, pues no es algo que los grandes medios resalten con el debido énfasis” señaló en su intervención el productor del programa Sergio Martínez.

Rommel Cajavilca y Sergio Martínez


El productor musical de Tiempo Latino / Latin Time, Rommel Cajavilca por su parte destacó la importancia del carácter alternativo de nuestros temas musicales e hizo referencia a la evolución en los formatos de la música, desde los vinilos, a los cassettes, los CDs y ahora la música descargable online.

El saludo y felicitaciones del             
diputado provincial Andrés Fontecilla



El diputado provincial Andrés Fontecilla (Québec solidaire) entregó su saludo, remarcando la importancia de la emisión en tanto medio al servicio de la comunidad latinoamericana y destacó la longevidad del programa, deseándole muchos años más en el aire.

El equipo del programa en 2019 está formado por Rommel Cajavilca, Daniel Lara y Sergio Martínez. Tiempo Latino inició sus emisiones en marzo de 1989, sus fundadores fueron María Elena Concha, Rommel Cajavilca y Sergio Martínez. En sus inicios también estuvieron en el programa Gloria Ilabaca, Juan Bustamante, Roxanne Marin, a poco andar se agregaron Rufo Valencia, Sauline Letendre y Paul Obando. A mediados de nuestra trayectoria se agregaron algunos otros nombres: Iris Arcia, Guadalupe Phillips, Camila Torrejón, Adolfo Ramírez. En tiempos más recientes estuvieron con nosotros Maria Isabelle Noel, Lysane Senecal-Mastropaolo, Andrea Ochoa, Eduardo Pollak, Jorge Gutman, Angela Mora, Silvia Vidal, Sol Inés Peca, Alejandra Cifuentes, Shari Granillo y Paloma Soto. En algunas emisiones especiales Tiempo Latino / Latin Time ha contado con la colaboración de Delfor Rojas. Esta no es una lista completa, algunos colaboradores y colaboradoras pasaron brevemente por nuestro programa y desafortunadamente no tenemos registros de sus nombres. 

El equipo de Tiempo Latino / Latin Time ruega disculpar esas involuntarias omisiones.

En las fotos se ve, a la derecha arriba, bailarina del grupo Baila Conmigo Canadá (danzas típicas peruanas), a la derecha abajo, niños del grupo Arco Iris (danzas chilenas), a la izquierda arriba e izquierda abajo, bailes típicos del Perú interpretado por bailarines del grupo Baila Conmigo Canadá                                                                           


En la foto a la izquierda, bailarín del grupo Baila Conmigo Canadá                                                                                                    



Tiempo Latino / Latin Time se transmite todos los domingos de 9 a 10:30 de la mañana en las ondas de CKUT 90.3 F.M. Radio McGill y en el Internet en www.ckut.ca

Síganos también en Facebook: tiempolatino.latintime

2.1.19

LO MEJOR DE 2018


Comentario de Sergio Martínez

El año que acaba de terminar fue prolífico con respecto a las buenas producciones exhibidas en Montreal, elegir las mejores películas ha sido entonces un trabajo difícil. Sin embargo, aquí va una selección personal de los diez mejores filmes de 2018, más algunos que estuvieron muy cerca de estar también en la lista. Este inventario sólo incluye películas estrenadas comercialmente. En algunos casos, según su pertinencia, los títulos han sido traducidos libremente, en otros se han conservado sus títulos originales. En orden ascendente, los diez mejores son:                           

Diez: BOHEMIAN RHAPSODY (EE. UU.). Dirigida por Bryan Singer. Una brillante película biográfica del vocalista de Queen, Fred Mercury, con un sólido desempeño de Rami Malek. ¡Buena música también!

Nueve: UNA MUJER FANTÁSTICA (Chile). Dirigida por Sebastián Lelio. Ganadora del Oscar a la mejor película en lengua extranjera, esta película presenta una visión emocionalmente cargada de la vida de una mujer transgénero, y su lucha por el amor y la dignidad en una sociedad sexista.

Ocho: OJOS SOBRE JULIETA (Canadá). Dirigida por Kim Nguyen. Una historia original donde el amor y la tecnología se cruzan.




Siete: VICE (EE.UU.). Dirigida por Adam McKay. Dick Cheney: el poder detrás del trono durante la presidencia de George W. Bush. Una mirada intensa y, a veces, irónica a la política estadounidense detrás de bambalinas.





Seis: WIDOWS (EE. UU.). Dirigida por Steve McQueen III. En ausencia de los miembros masculinos de la pandilla, sus viudas toman su lugar, con una venganza.

Cinco: LA ESPOSA (EE.UU.). Dirigida por Bjorn Runge. Un ganador del Premio Nobel de Literatura que tiene algunos secretos inesperados. La esposa (excelente actuación de Glenn Close, merecedora de un Oscar), tiene la clave de esos secretos.






Cuatro: LIBRO VERDE (EE. UU.). Dirigida por Peter Farrelly. Un pianista negro en Nueva York contrata a un chofer italiano-estadounidense para una gira por el Sur profundo. A pesar de sus diferencias, los dos encontrarían un terreno común.

Tres: ISLA DE PERROS (EE. UU.). Dirigida por Wes Anderson. Una gran película de animación ambientada en un distópico Japón del futuro: la película tiene el toque surrealista de Anderson, pero también es una visión irónica y crítica de la autoridad abusiva.

Dos: BAD TIMES EN EL ROYALE (EE. UU.). Dirigida por Drew Goddard. Desafortunadamente, esta película no estuvo en pantalla mucho tiempo en Montreal. Con una narrativa que se asemeja a la de Memento por el entrelazamiento de eventos y tiempos, presenta una historia hermosa, aunque violenta, con una narrativa cautivante y una impecable realización.

Uno: SI BEALE STREET PUDIERA HABLAR (EE. UU.). Dirigida por Barry Jenkins. Esta película cargada de emociones, ambientada en Harlem a principios de la década de 1970, cuenta la historia de amor de una pareja negra desafiada por el prejuicio, el racismo y también la falta de comprensión de parte de la familia de la mujer.

MENCIONES HONROSAS
También deberíamos considerar algunas otras películas notables exhibidas en Montreal este año, que merecen ser mencionadas entre las mejores de 2018, sin ningún orden en particular, ellas son:
NACE UNA ESTRELLA (EE. UU., Bradley Cooper), BEN VUELVE (EE. UU., Peter Hedges), LOS INCREÍBLES 2 (EE. UU., Brad Bird), LO QUE HABÍA (EE.UU., Elizabeth Chomko), SHOPLIFTERS (Japón, Hirokazu Koreeda), EL PRIMER HOMBRE (EE. UU., Damien Chazelle), FRONT RUNNER (EE. UU., Jason Reitman), ME SIENTO BONITA (EE. UU., Abby Kohn y Marc Silverstein), NO SE PREOCUPE, A PIÉ NO IRÁ MUY LEJOS (EE. UU., Gus Van Sant) A LA PUERTA DE LA ETERNIDAD (EE. UU., Julian Schnabel), BIENVENIDOS A MARWEN (EE. UU., Robert Zemeckis), SMALLFOOT (EE. UU., Karey Kirkpatrick), OCEAN'S EIGHT (EE. UU., Gary Ross), FOXTROT (Israel, Samuel Maoz), LA MUERTE DE STALIN (Reino Unido, Armando Iannucci), EL VIEJO Y LA PISTOLA (EE.UU., David Lowery), GUERRA FRÍA (Polonia, Pawel Pawlikowski), EL INSULTO (Líbano, Ziad Doueiri).

DOMINACIÓN DE HOLLYWOOD
No es sorprendente que las películas producidas en Estados Unidos dominen la lista, con sólo unas pocas excepciones. Este dominio es básicamente una situación de mercado, a su vez, creada por el poder económico, no una indicación de una calidad superior, de hecho, los asistentes a los festivales de cine podrían dar fe de la alta calidad de las producciones de muchas otras partes del mundo, pero que al no tener compradores entre las distribuidoras locales, no llegan a las pantallas comerciales. En cualquier caso, muchas de estas producciones de los Estados Unidos tienen puntos de vista críticos de las prácticas del gobierno, la sociedad y la política estadounidenses, lo que también las hace interesantes.